Chiquitazos


Quienes no conozcan los chiquitazos no tienen infancia. Así de claro.

En pleno auge del maestro Chiquito de la Calzada, la conocida empresa de snacks Matutano decidió sacar a la venta un nuevo aperitivo cuyo genial nombre era nada menos que fistros. ¿No os lo creeis? Aquí está la prueba:

Bolsa de fistros de MatutanoBolsa de fistros de Matutano (trasera)

















Esto es algo que mucha gente no recuerda porque todos asociamos los chiquitazos a las bolsas de Matutano y nos pensamos que venían desde el principio en cualquier bolsa. No era así. Los chiquitazos nacieron de los filtros. Por supuesto, el precio de la bolsa era de 25 pesetas, que era lo que costaban todas la bolsas y las máquinas recreativas en aquellos años. En la parte trasera de cada bolsa había un chiste o una frase célebre de Chiquito. Y lo mejor de todo, cómo no, era el regalo: tazos con la imagen de Chiquito de la Calzada en caricatura y una selección de sus frases y expresiones más conocidas. He aquí algunos ejemplos de la pradera:



Chiquitazo comorr

Chiquitazo comorr

Chiquitazo

Chiquitazo

Chiquitazo

Chiquitazo

Chiquitazo

Chiquitazo

Las expresiones no estaban siempre del todo bien escritas, y las caricaturas poco tenían que ver con el semblante habitual de Chiquito de la Calzada, pero aun así los chiquitazos hicieron furor y hoy día se siguen vendiendo colecciones como artículos de culto. No es para menos, por supuesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario